viernes, 27 de octubre de 2017

Un anarquista se enfrenta a la industria farmacéutica, enseñando a pacientes a hacer sus propias medicinas.


Enseña a l@s pobres a fabricar sus propias medicinas: que las patentes de la industria farmacéutica sean condenadas. Trata de sumar adeptos al movimiento de bricolaje Bio-Hacker fourthievesvinegar.org/ para atacar los precios altos de las farmacias y capacitar a l@s pacientes. "Negar a alguien el acceso a un medicamento que salva vidas es un asesinato", dijo. Y "un acto de robo [de propiedad intelectual] para prevenir un acto de asesinato es moralmente aceptable".

Más, en inglés, de esta info recibida, aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario